Cambiando el chip de las comunicaciones reactivas

Comunicaciones
El trabajo de una agencia de relaciones públicas consiste en brindar un servicio de constante asesoramiento a los clientes en sus estrategias de comunicación. Estas empresas confían plenamente en las capacidades de la agencia para que puedan ser proactivas y ofrecer recomendaciones de valor a la hora de tomar decisiones de cara a su gestión de reputación. Sin embargo, quienes trabajamos en este negocio, podemos caer en la tentación de refugiarnos en la ejecución de tareas, evadiendo esa responsabilidad de ser creativos y ofrecer ideas nuevas al cliente.
Esta tendencia de basar el trabajo sólo en el cumplimiento de tareas genera una dinámica monótona y repetitiva, capaz de estancar la proyección de crecimiento que se pueda tener con el cliente. De la misma forma en que un músico tiene la opción de tocar o interpretar una pieza musical, un relacionista público tiene la posibilidad de escoger entre ser reactivo o ser propositivo.
Para generar esa actitud propositiva, debemos entender muy bien tanto a la cuenta que estamos gestionando, como la industria en la que se mueve, y los periodistas con quienes conversamos constantemente. El hecho de que hagamos parte de este negocio de las relaciones públicas, nos debe invitar a analizar de manera continua el estado de la relación que tenemos con estos actores clave.
Conocer bien al cliente y a la marca que representa, implica reconocerse como una persona más dentro de esa compañía. Se trata de hacer un esfuerzo por analizar la estructura organizativa, su valor en el mercado, el factor diferencial que tiene frente a la competencia y sus oportunidades de mejora y crecimiento. En la medida en que nos vamos enmarcando en ese perfil, iremos entendiendo por qué la cuenta se comporta como se comporta y qué necesita para potenciar lo que está haciendo bien, y corregir lo que deba ser ajustado.
También es crucial analizar el sector y la competencia que rodea a la empresa. Generalmente, podemos encontrar necesidades u oportunidades que el cliente debe aprovechar, al revisar lo que hacen y lo que dejan de hacer otras compañías rivales. Encontrar espacios para voceros en eventos de interés, forjar alianzas con los medios para la generación de contenido o publicaciones exclusivas son algunas de las estrategias que pueden marcar la diferencia frente a los demás.
No podemos olvidarnos de los periodistas, quienes también deben recibir de nuestra parte una constante evolución en la forma y en el contenido de las publicaciones propuestas. Los medios de comunicación hoy nos piden que no nos conformemos con elaborar comunicados de prensa. Si no que estemos dispuestos a producir materiales de valor que generen impacto en la audiencia y el medio.
Pues finalmente este trabajo consiste en ser un puente entre las empresas y la opinión pública, en donde nuestro servicio pueda potenciar los esfuerzos de cada parte. Y como servicio, debemos ser capaces de reconocer las necesidades de cada quien, puesto que confían en nosotros para poderles ayudar en esa tarea. Reconozcamos nuestro valor en este mercado, y así podremos mejorar la calidad de las oportunidades que ofrecemos a clientes y periodistas.

Síguenos en nuestras redes sociales como @gjcomunicaciones

Pablo Rozo
Ejecutivo decuenta
5/5
Facebook
LinkedIn

Entradas destacadas

índice de contenido

× ¿Cómo te ayudamos?